3 ene. 2012

Las empleadas de hogar se equiparan al resto de los trabajadores

El empleo doméstico -en su inmensa mayoría desempeñado por mujeres- disfruta desde ayer casi las mismas condiciones laborales y de cotización que el resto de los sectores. Cualquier trabajo doméstico implica desde este año la existencia de un contrato escrito (hasta ahora podía ser verbal) y la retribución deberá equipararse, al menos, al salario mínimo (641,41 euros al mes). Además, las familias deberán cotizar por sus empleadas de hogar desde la primera hora trabajada, frente al modelo anterior, que solo obligaba a partir de 20 semanales.

Queda pendiente, eso sí, el proyecto más ambicioso: el acceso a la protección por desempleo.

Para una información más completa www.asisthogar.com


EL PAÍS, 02/01/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada