29 ene. 2014

Inglés para pobres, I.

Hacemos un paréntesis en la serie de entradas sobre OL y Ocupabilidad por la que hemos comenzado en Blogempleo.org para presentaros un post sobre el aprendizaje del inglés en estos tiempos de Internet y el mundo 2.0. Aunque, en realidad, vamos a seguir hablando de Ocupabilidad, en concreto de una variable que consideramos fundamental a la hora de analizar las posibilidades de empleo de las personas. Nos referimos a la disponibilidad económica.  Sin entrar en análisis profundos en este momento, a cualquiera le puede parecer evidente que buscar empleo cuesta dinero; puede suponer el mantenimiento de una línea ADSL, fotocopiar CV's, viajar para hacer una entrevista de empleo... pero también, si lo que pretendes es mejorar tu ocupabilidad de cara a mejorar tus posibilidades de encontrar un trabajo, eso también suele costar dinero. No es necesario subrayar que las personas desempleadas no suelen estar en una situación económica boyante precisamente y que esto se va agudizando cada vez más a medida que se va prolongando la situación de desempleo. La falta de recursos económicos es una variable que puede ir limitando, poco a poco pero cada vez más, la ocupabilidad de las personas en una especie de “efecto bola de nieve”: como tengo poco dinero, invierto poco en incrementar mi ocupabilidad, como invierto poco en mi ocupabilidad, voy perdiendo posibilidades de empleo y, lo que obtengo como consecuencia, es que se siguen reduciendo mis ingresos.
Es por esto que desde Blogempleo.org queremos intentar paliar, en la medida de nuestras posibilidades, este problema y, para ello, vamos a comenzar una serie de entradas que vamos a llamar “Serie Ocupabilidad para pobres”.


Aprender inglés ahorrando dinero
Foto de Isaac Torrontera en Flicker
Esta serie de entradas se va a caracterizar por:



1)- Será una selección de recursos gratuitos -o muy baratos- que de una manera u otra, pueda incrementar la ocupabilidad de las personas demandantes de empleo, de tal manera que se limite, en la medida de lo posible, ese círculo vicioso al que aludíamos antes.