15 nov. 2012

5 Razones por las cuales los social media pueden perjudicar tu búsqueda de empleo


Que la llegada de los nuevos medios de comunicación social ha cambiado todo lo conocido hasta la fecha en términos de interactuación está claro. Las relaciones interpersonales han cambiado. Muchos dicen que para bien, cosa que no voy a entrar a discutir. Pero si que voy a valorar como han podido los social media perjudicar a una de las interactuaciones que por desgracia hoy por hoy están produciéndose más, como es el hecho de la búsqueda de empleo.

Con los medios de comunicación social se está vendiendo la idea de que se puede conectar con las personas adecuadas, en el lugar correcto, en el momento adecuado. ¿A cuántos de los que leeis le ha ocurrido esto?

El cometido de la búsqueda de trabajo es algo muy delicado y más en estos tiempos donde esta labor es realizada por muchísima gente. Por eso además de ver lo positivo de los social media, será conveniente el ver los peligros que nos conlleva un uso adecuado de los mismos en nuestro trabajo de buscar empleo.

Veamos que razones puede haber para que los social media perjudiquen en la búsqueda de empleo:

√1º ¿Quieres tener un millón de amigos? Como diría la canción. Claro está que cada uno es como es, y en el tema de los amigos o seguidores en las redes sociales, la cosa es similar a la vida real. No es que un reclutador te prejuzgue por tus contactos en las redes, pero el hecho de que en tu muro o en tu TL aparezcan ‘inadecuadas’ actualizaciones de alguno de tus seguidores seguro que es algo que no consideran bien los reclutadores.

Si busca crear tu marca 2.0 para buscar empleo, lo lógico es que tus contactos o tu red vaya en esa dirección. Vigila lo que sale en tu muro o en tu TL no vaya a ser que tengas que lamentarlo alguna vez.

√2º ¿Estás o ‘estás’ en las redes sociales? Estar, darse de alta y tener un perfil abierto es una cosa. Estar, darse de alta, interactuar y aportar valor a tu comunidad es otra cosa muy distinta. Si yo entro en el perfil de un candidato por ejemplo en Facebook y veo que lleva tres meses sin actualizar el perfil y que nunca ha aportado nada de valor a su comunidad o seguidores, me daria bastante que pensar sobre la idea que tiene ese candidato de lo que es interactuar y compartir en las redes sociales.

√3º Lo de compartir contenido inadecuado, como que es lo más lógico del mundo. las famosas fiestas de las que hablas en tu muro casi mejor que no queden plasmadas en fotografía si estás buscando trabajo.

Si tienes novi@, ¿a que no te gustaría ver que en una red social anda tu pareja flirteando? Pues lo mismo piensa tu jefe si ve que andas buscando trabajo por las redes sociales.

Los social media son un espejo de la vida real. Aprende a saber lo que debes  compartir y cuándo y con quién compartirlo. Ser discreto cuando buscas empleoes una virtud. Tu privacidad también es un punto a tu favor para crear tu marca online.

√4º Demasiada información y visibilidad tampoco está bien. Cuando se busca trabajo se tiende a poner la mayor información posible sobre uno mismo a la vez que se intenta entrar en todas y cada una de las redes sociales que existen.

Lo primero es malo, porque olvidamos que lo importante que aportamos es un 20% del total de nuestra información. Seamos concretos y aportemos lo justo para despertar el interés del reclutador pero sin llegar a saturarlo.

Lo segundo también es malo. Estar en 18 redes sociales a la vez indica dos cosas: que estás muy ocioso y que físicamente es imposible que haya horas en el día para que aportes valor en todas ellas. Ambas cosas son negativas si estás buscando trabajo.

√5º El tiempo en los social media también es oro y no se puede malgastar. Además que no está bien visto por los reclutadores.

¿O acaso no sabéis de sobra que cinco minutos se pueden convertir en una hora en los medios sociales? Aparte de que pueden dañar seriamente tus esfuerzos de búsqueda de empleo no da muy buena impresion de un candidato el ver que se pasa 6 horas al día en Twitter o en Facebook.

Mantente enfocado en tu búsqueda de empleo y establece el tiempo que vas a dedicar al día a estar en las redes sociales para tu cometido, dejando a un lado el tiempo que puedas pasar en ellas destinado al entretenimiento.

Quien está en los social media para encotrar trabajo debe de ser muy cuidadoso con lo que hace en ellos.


Esta es una reproducción del artículo original escrito por José Luis del Campo y públicado en su excelente blog: Coaching para el día a día

12 nov. 2012

4 frases trilladas que ‘matan’ tu CV


Los clichés ‘orientado a los resultados’ y ‘trabajo en equipo’, te pueden alejar de un empleo; procura mostrar tus logros que te distingan de entre otros cientos de candidatos.


Algunas frases están ya muy vistas.
Las palabras son el "jugador" principal cuando se trata de redactar un currículo, y debes ser estratégico al elegirlas. Además de faltas de ortografía y errores de sintaxis, una equivocación garrafal es utilizar frases "trilladas" que sólo rellenan pero no aportan información al reclutador, advierten especialistas.
Si encontrar un trabajo es difícil, redactar un CV de impacto también lo es. Un estudio elaborado por la consultora de recursos humanos, Adecco, encontró que 8 de cada 10 currículos que llegan a los reclutadores se descartan por problemas en su redacción.
La investigación detalla que los documentos están mal escritos, carecen de información atractiva, o los datos no están jerarquizados. El análisis también detalla que seis de cada diez candidatos a un puesto se presentan a las entrevistas de trabajo sin prepararse.
"Muchos currículos no sólo tienen faltas de ortografía, también son ‘incoherentes'. Hay candidatos, con gran experiencia, que tienen problemas para redactar una frase con sujeto y verbo en orden. Lo peor es pensar que el empleador no se da cuenta, ese tipo de errores muestran falta de atención, esto, por sí sólo, puede costar el trabajo", indica la psicóloga industrial y reclutadora, Berenice Vallejo.
Uno de los primeros errores al escribir este documento es "encasillar"; esto se observa en el título con que inicia el texto, por ejemplo "experto en finanzas", de acuerdo con información publicada por la firma Korn Ferry.
Esas palabras, además de no clarificar qué sabes hacer, ubica al candidato en una sola categoría, aún cuando tuviera conocimiento en otras áreas. Lo mejor, cita la consultora, es no poner título, a menos que se busque una transición de carrera.
Con la idea de llamar la atención, expresa Vallejo, los candidatos optan por describir decenas de habilidades. Eso genera una "comunicación ambigua' entre candidato y reclutador, los logros hay que presentarlos en forma atractiva, con resultados, no con frases indiferentes para el empleador.