9 ene. 2013

Errores más habituales al usar LinkedIn

Aprovechando otra vez los cambios que está realizando en diferentes perfiles LinkedIn, y tras haberme lanzado a daros algunos consejos anteriormente para como cubrir nuestro perfil (empresa o personal), hoy toca el mirar cuáles son los errores más habituales que hacemos al interactuar dentro de esta red profesional.

Y ojo, que no me paro en el cómo cubrir o con qué, si no más bien en comportamientos erróneos e ideas preconcebidas con las que los usuarios de esta red entran a formar parte de ella.

Muchos artículos describen cómo crear un perfil de LinkedIn, como encontrar los grupos de nuestro interés, cómo elegir la mejor foto de perfil … pero ya no son tantos los que hay que indiquen comportamientos de uso en esta red.

Si quieres sacarle uso a LinkedIn puede que te interese seguir leyendo. Veamos que errores son más habituales al usar esta red profesional:



1. Entrar en LinkedIn dando sólo porque esperas recibir.

Entras a buscar contactos como un loco con el fin de aumentar el número de forma exponencial y buscas que de inmediato te den ‘una recomendación’ que te ayude. Y para ello no dudas en entrar al puro y duro intercambio. Solo das porque esperas recibir.

Conectar con la gente en LinkedIn y se puede escribir una recomendación que se muestra en sus perfiles.

Se deben de dar recomendaciones sinceras. Recomendar porque quieres, no porque esperas recibir una recomendación a cambio. Las personas que conocen y respetan puede devolver el “favor”. Si es así, genial, si no, también es grande. De cualquier manera le has dado crédito a quien crédito merece.

2. No dar nada gratis.


Puedes entrar en los perfiles de tus contactos y confirmar las habilidades que ellos indican que poseen como puntos de valor en su perfil. Se honesto y hazlo no como si estuvieses rellenando las casillas del cartón del bingo.

Se basa en interactuar y no digamos si reconoces las habilidades de un determinado perfil con en el que se ve a las claras que no has tenido nunca relación de ningún tipo.

3. No es un portal de empleo.

Entrar, poner el CV con grandes puestos y grandes empresas, ya sean reales o inventadas y dejar que ‘las llamadas vengan a mi’, como mucho miro a ver si hay ofertas de empleo donde apuntarme.

No se si nos damos cuenta de que es una red profesional, lo que no deja de ser un tipo de red social, con lo cual el estar no quiere decir que se sea social.

Interactuar aumentará tu visibilidad dentro de LinkedIn.

4. Esperar hasta que tener necesidad.

Muchos entran, cubren el perfil y hasta que necesiten de verdad el buscar contactos o empleo no vuelven a entrar. Ese momento es demasiado tarde. Quien ha cultivado las relaciones desde el principio nos llevará una ventaja insalvable.

4. Olvidarse de dónde se está.

La mayoría de las personas utilizan LinkedIn como otra red social. Interactuan como un Facebook cuando a todas luces lo que aquí se debe de compartir es profesional, no personal. Nunca sabes si tu interlocutor puede ser el próximo reclutador que te realice una entrevista de trabajo.

5. Ignorar señales que se ven.

Claramente si estás en LinkedIn por estar, no entras, no interactuas, ni haces caso a las Updates de tus perfiles o a LinkedIn Today, seguros que pierde información y artículos que te indiquen como van las tendencias en diferentes mercados en los que podrías estar interesado.

6. No compartir.

La forma más fácil de actualizar con frecuencia y “personalizar” nuestro perfil es la de compartir. Los artículos, blogs, videos, etc que compartes aparecen en tu actividad, tu timeline por decirlo de algún modo, dando a la gente una gran visión de lo que estás haciendo y de lo que te interesa.

¿Por qué entonces no compartir?

7. No me importa el entorno.

La única manera de conocer mejor a las personas es escuchar lo que tienen que decir. Es fácil de escuchar: Compartir, ver lo que llama la atención y lo que no. Es la manera perfecta para obtener información directa y construir conexiones más fuertes.

¿Quiere saber cuáles son tus conexiones, tu red o como piensa tu audiencia? Es importante. Si no prestar importancia a ello no esperes conseguir contactos útiles.

Ver el feed de actividad como retroalimentación en tiempo real de las personas con las que alcanzar contacto de algún tipo es fundamental.

8. Ignorar la la importancia de la red de nuestros contactos.

Las relaciones, referencias y simpatía son formas eficaces de abrir puertas.

Las personas con las que trabajamos tienen grandes redes. Cuando quieres conseguir un determinado contacto recurrimos a solicitar directamente el contacto en vez de ver si alguno de nuestros contactos actuales puede es ya contacto de nuestro interesado. Mejor tener una recomendación de entrada que la ‘puerta fría’.

9. Lo genérico es menospreciar al otro.

“Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn“. ¿Crees que usar el texto generado automáticamente en LinkedIn para solicitar un contacto es realmente lo mejor que puedes hacer?

Eliminar el mensaje genérico y empela unos segundos para decir por que quieres ser contacto, por qué la conoces o algo que no sea genérico y frío.

10. Coleccionista de amigos.

Perfiles que entran para conseguir el mayor número de contactos como un FB o TW se tratase es habitual. Eso se puede ver muy fácil con una visualización al feed de tu actividad y la gente te calará enseguida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario