17 jul. 2012

Unos 70 parados ocupan una oficina de empleo por los recortes del Gobierno

Unas 70 personas pertenecientes a la Asamblea de Trabajadores en Paro de Cataluña han ocupado hoy durante una hora una oficina del Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC) para denunciar los recortes en las prestaciones por desempleo y la situación de "desamparo" que sufren.

Los manifestantes se han concentrado inicialmente a las 10.30 horas en la plaza de Catalunya y posteriormente se han desplazado a pie hasta esta oficina de trabajo, situada en la calle Sepúlveda de Barcelona, para permanecer dentro durante aproximadamente una hora.
Tanto durante la marcha como ya dentro de la oficina, los parados han gritado consignas como "el próximo parado que sea un diputado" o "políticos y banqueros nos roban el dinero".
Una dotación de los Mossos d'Esquadra se ha personado en la oficina de empleo, aunque no ha desalojado a los manifestantes, que han mantenido una actitud pacífica y han paralizado completamente la actividad de la oficina durante pocos minutos.





Uno de los miembros de esta asamblea, Diosdado Toledano, ha explicado que la protesta es "sólo el principio" de una campaña de concienciación que avanzará con una recogida de firmas para presentar una iniciativa legislativa popular (ILP) "que garantice una renta mínima a cualquier ciudadano catalán".

Concretamente, la Asamblea presentará este jueves junto a los principales sindicatos de Cataluña una propuesta para establecer una renta "de carácter universal y más amplia que la renta mínima de inserción", que se establecería en 14 pagas de 537 euros mensuales, a la que podrían acogerse las personas desempleadas sin ingresos.

"Es la cantidad que la Generalitat reconoce en el Estatuto de Autonomía con el Indicador de Suficiencia de Renta, que garantiza que ningún ciudadano catalán pase hambre. Esta debería ser la principal prioridad del Govern", ha subrayado Toledano.

Otro de los participantes en la marcha, Jesús Plaza, ha afirmado que la ciudadanía "sufre constantes agresiones por parte del gobierno" y que la rebaja de las prestaciones de desempleo junto a las de las cotizaciones a la Seguridad Social para las empresas es "un insulto" para los desempleados españoles.

Respecto a nuevas acciones reivindicativas, Toledano ha asegurado que la ciudadanía española "está ante un hachazo descomunal", por lo que seguirán con nuevas acciones "de carácter más ofensivo que defensivo para evitar que los políticos tengan ánimos de recortar más".

Fuente: elmundo